Nuestra historia

Desde sus inicios, Jardín de la Paz anheló ofrecer a las familias una manera diferente de homenajear y despedir a sus seres queridos. Sus fundadores tenían, en aquel entonces, muy claro que lo que buscaban era un espacio que transmita mucha paz, y qué mejor elemento para ello que la misma naturaleza.

Hoy, sus floridos y arbolados jardines reciben las visitas de familiares y amigos que quieren recordar a los que hoy ya descansan en paz entre árboles centenarios, el aroma de las flores, y paisajes que homenajean la vida con tanta belleza y simpleza a la vez.

Siempre fiel a su espíritu de familia, esta empresa formada a finales de los años 80 fue creciendo, y hoy día cuenta con más de 150 colaboradores y ha logrado la mayor cobertura a nivel nacional con sus cementerios, casas, y salas velatorias, acompañando a familias en Asunción, Lambaré, Fernando de la Mora, Luque, Encarnación, Coronel Oviedo y alrededores.

No existe mejor lugar para homenajear a nuestros seres queridos que en un gran jardín donde se conjugan el verde, las flores, y la presencia de las aves, que brindan una armonía de sonidos. Amamos la naturaleza, es parte de nuestras vidas, y tratamos de incluirla en cada rincón donde nos toca estar. A esa armonía incorporamos la dedicación que tiene nuestra gente para servir.

Nuestra gente

En Jardín de la Paz, la atención personalizada y la calidez en el trato con el cliente es lo que marca la diferencia. Sus colaboradores se destacan por la seriedad y responsabilidad de su trabajo, cuyo objetivo es alcanzar la excelencia y calidad en cada paso y con mucha empatía.   

 

 

 

Visión

Ser una organización que busca permanentemente la excelencia en sus servicios y la mayor expansión a nivel país, inspirados en nuestros valores.

 

Misión

Brindar a las familias contención y calidez, a través del talento de nuestros colaboradores y el compromiso con la naturaleza

 

Valores

  • Proactividad
  • Responsabilidad
  • Constancia
  • Compromiso
  • Adaptabilidad